Así fue el X E.G.V

Si el 5º E.G.V, celebrado también en Alba de Tormes, supuso que este Encuentro tomara  los audiovisuales de grandes viajes en moto como su seña de identidad, esta 10ª edición ha supuesto el asentamiento definitivo de los EGV, si es que después de diez ediciones no estaban ya lo suficientemente asentados. Durante estos años nos han salido imitadores, y más que saldrán, cosa que no hace más que confirmar que la idea inicial fue buena y original, y que además  también significa el despegue del mundo de la moto-aventura en nuestro país. Nos podrán copiar hasta prácticamente el nombre, como así ha sucedido con alguna pequeña variación, pero las características esenciales, el camino recorrido, los ponentes nacionales o extranjeros,  y sobre todo el “numerito” que marca cada edición, eso si que ya lo van a tener más complicado. Vamos ya por la 10ª,  y seguiremos llevando a cabo ediciones hasta que vosotros queráis, solicitudes para organizarlas no nos faltan…

La décima edición de los E.G.V contó con 196 inscritos que lograron, con su asistencia, su espíritu a la hora de compartir experiencias, su comportamiento…  que ésta  sea, sin desmerecer al resto, una de las mejores ediciones que llevamos celebradas, y no lo digo yo, lo habéis dicho vosotros. Aunque también es lógico, edición tras edición intentamos pulir los detalles…

Conociendo el nivel general de los audiovisuales y a  sus protagonistas, el entorno de la villa de Alba de Tormes y, porqué no señalarlo, también a sus gentes, todo estuvo a la altura de lo que esperábamos. El ambiente vivido, tanto durante el día del sábado como en la noche anterior y posterior, fue totalmente el típico en los EGV. Gente llegada de muchos lugares de la geografía española compartiendo y disfrutando eso que tanto nos gusta y que, desde hace 10 años es el motivo de nuestro encuentro, los viajes en moto.

Tuvimos inscritos de todas las comunidades autónomas, peninsulares e insulares,  ¡¡ solamente nos faltó algún representante de Melilla !!. Incluso hubo gente que el mismo viernes aterrizó en España procedente de destinos tan dispares como EE.UU, Gran Bretaña u Holanda y que acto seguido puso rumbo al E.G.V. También fueron varios los que tuvieron que hacer algún esfuerzo extra, económico, familiar, laboral… para poder estar entre nosotros, y también es de agradecer. Y no me ólvido de dos inscritos que, lamentablemente, por problemas familiares similares, graves y de muy última hora, no pudieron acompañarnos.

Y motos, motos, motos… grandes, con aventureras maletas de aluminio, motos más ligeras y pequeñas, o con más años, como la de Luís Dios, que el año pasado me prometió que volvería al E.G.V con la Impala y lo ha cumplido. Demostrando una vez más que para viajar lo primero son las ganas,  con qué moto ya es secundario…

Entre los inscritos había algunos que ya han pasado de los 70 años (por ejemplo Antonio Veciana) y también uno con ¡¡ sólo 6 meses de vida !! (Adrián Blanco), que por cierto, a pesar de su corta edad, se portó como el resto, estupendamente. También amigos con un historial de años y años viajando por los 5 continentes, ó 2 inscritos con varios Rally Dakar a sus espaldas, incluso uno que está preparando una vuelta al mundo pero no en moto…será en velero. Por supuesto que los había con menos experiencia pero, eso sí, con las mismas ganas de conocer gente, o saludar a los amigos con los que sólo se ven de año en año en esta cita, y todos, todos,  deseando compartir vivencias, preguntar dudas y charlar y charlar sobre viajes. Esto es lo que hace único al E.G.V.

 

 

 

Y caras nuevas (de Ceuta, Extremadura, Murcia, Asturias…etc) que quedaron sorprendidos por el ambiente y la familiaridad con la que fueron recibidos, y eso también es algo para anotar en el haber de todos los  habituales a esta cita. Gracias a vosotros (amigos madrileños, catalanes, gallegos, baleares, valencianos…etc) por compartir vuestro tiempo (el que a mí me falta casi todos los años, y éste con más motivo)  con los “nuevos”.

El trofeo Gran Viajero 2014 le fue entregado al canario Enrique de Vidania, merecedor del mismo no sólo por su largo historial de viajes por Europa y especialmente por los muchos que ha realizado por los EE.UU, también por ser un viajero siempre dispuesto a compartir todos sus conocimientos, que son muchos, con cualquiera que se ponga en contacto con él, y por supuesto por ser parte fundamental cuando hace 10 años me planteé llevar a cabo aquella primera convocatoria en Avila. Con él y su mujer Angelines, con Cuervo, Chelo y Conchi, como asistentes a aquel primer y reducido E.G.V, (15 inscritos) y con Jaume Barrachina y Antonio Veciana, como organizadores de distintas ediciones, fue inevitable recordar cómo, entre vosotros y nosotros, hemos ido transformado y adaptando los E.G.V. edición trás edición.

El trabajo llevado a cabo por Conchi, por Juan Carlos (parte técnica en el cine) , Julia (acreditaciones) y el mio propio, tuvo su recompensa. Prácticamente la totalidad de los inscritos supo valorarlo en su justa medida, y es un detalle que también agradecemos. Y del mismo modo lo hacemos a la vez con nuestros colaboradores de este año,  ExploraMoto, la editorial Inter-Folio, Gustavo Cuervo, La Caixa (David Aragón) y el Ayuntamiento de Alba de Tormes. Y también nuestro agradecimiento a los ponentes, Fernando, Carlos, Fabián y Lluís, por aceptar sin dudar  mi invitación y por crear ese mágico ambiente que,  con sus relatos, crearon desde el escenario de los audio-visuales. Y por último a los medios que, como ningún año,  cubrieron el evento y que nos han proporcionado las fotografias, Albadetormesaldia   (galería de fotos del EGV en http://salamancartvaldia.es/not/44556/la-aventura-de-viajar-en-moto/   ) , La Gaceta, Radio Salamanca, TV CyL, Revista En Moto y también incluimos a  Manuel Baz que nos ha cedido un buen número de sus fotos.

Reportaje sobre el EGV,  con entrevistas con los participantes,  emitido en el programa “Salamanca es así” de “rtv CyL”

El 10º ha quedado atrás, y José Manuel e Inma están ya puestos a la tarea para lograr que el 11º E.G.V sea todavía mejor y con más novedades. Nos vemos dentro de un año en Durango, mientras tanto, ale, a viajar y el año próximo nos lo contáis.