Así fue el XV E.G.V.

Fiel a su cita cada cinco años con la villa de Alba de Tormes, el E.G.V. llegó en una nueva edición a esta localidad salmantina. Y también como es habitual resultó un fin de semana intenso, lleno de viajes y de momentos para compartir experiencias y sensaciones…Así fue el XV Encuentro Grandes Viajeros.

Más de la mitad de los 240 inscritos llegaron a Alba de Tormes en la tarde del viernes. Su procedencia, como es norma  en el E.G.V, estaba repartida por toda la geografía española, contando como en otros años con varios representantes del cercano Portugal, así como otros tres inscritos que llegaron desde Italia.
Reencuentros, presentaciones, proyectos…a lo largo de los tres días fueron la tónica habitual. El sábado por la mañana todos los que el día anterior no habían tenido tiempo de retirar su acreditación, pudieron hacerlo antes del comienzo de los audiovisuales. Como en otros años, la bolsa de bienvenida contaba con recuerdos y regalos entregados por las empresas e instituciones colaboradoras. El valor de dichos obsequios superaba ya el precio de la inscripción, aunque lamentablemente algunos de los últimos inscritos el mismo sábado (ya fuera de plazo)  se quedaron sin el pack de bienvenida, ya que aunque había algunos de reserva, al final se superaron las plazas previstas.

Los ponentes de este año , Luis Oromi, la italiana Barbara Lavitola, Ivana Colakovsca (de Macedonia), Manuel Torres y el argentino Emilio Scotto, compartieron con los asistentes no solo sus audiovisuales, brillantes, amenos e instructivos todos ellos, sino también como es norma en los E.G.V. su tiempo durante todo el fin de semana .

Como es habitual se hizo entrega de los premios del concurso de fotografía viajera, también se entregó el trofeo al viajero del año, que como no podía ser de otra manera, fue para Emilio Scotto y su esposa Mónica Pino. En esta ocasión además hubo dos sorteos, uno en el donado por parte de IfniRent, consistente en  un alquiler gratuito durante un fin de semana de una de las motos con las que cuenta, y el otro afortunado se llevó un ejemplar del libro de Emilio Scotto, “The longest Ride”, que entregó el propio autor.

De entro todos los actos hay que destacar especialmente uno, la presencia de Emilio Scotto y su mujer Mónica. Llegaron desde Los Angeles (USA) el jueves previo al E.G.V, pasaron el fin de semana con todos nosotros, atendieron multitud de solicitudes, firmaron autógrafos, se hicieron fotos con todos los que se lo solicitaron, y el mismo domingo regresaron de nuevo al continente americano. Y todo ello para estar presentes en el XV E.G.V. y los inscritos se lo supieron agradecer…

Su novedoso audiovisual, “El niño que quería ir a la luna”, fue proyectado en primicia mundial en este XV E.G.V. Cuando durante la presentación de Scotto advertí al público: “…ahora vais a ver y oír algo que no nunca olvidaréis…” yo jugaba con ventaja, ya sabía lo que iba a ocurrir… Los hechos y los propios inscritos acabaron dándome la razón. El espectacular de viaje que Scotto llevó a cabo durante 10 años, y que le valió el Récord Guinnes al viaje más largo jamás realizado sobre una moto, unido a sus dotes comunicativas, hicieron que quienes tuvieron la fortuna de verlo sintieran como sus ojos se humedecían, mientras que todos en pié le dedicaban una calurosa ovación de más de 5 minutos de duración…

Aquello fue, seguramente, lo más emotivo y espectacular que se ha visto en un E.G.V a lo largo de sus 15 ediciones celebradas.

En la mañana del domingo, para los que pudieron quedarse, se hicieron dos grupos. Uno realizó una visita guiada para conocer la historia y monumentos de la villa ducal salmantina y el segundo grupo realizó otra visita, en esta ocasión al recientemente inaugurado Museo de la Moto ubicado en la cercana Santa Marta de Tormes. Posteriormente ambos grupos se juntaron de nuevo en Alba de Tormes donde la organización les obsequió con un abundante aperitivo y un bocadillo de jamón ibérico para que regresaran a sus destinos con un agradable sabor de boca.

Al igual que anteriores ediciones, hay que resaltar que el gran ambiente vivido durante todo el fin de semana es gracias al comportamiento y disposición por parte de todos los asistentes. Y en esta ocasión, al ser la tercera edición que se celebra en Alba de Tormes, a ese ambiente contribuyeron también los habitantes de la villa, ya que muchos de ellos, de una forma u otra, recibieron a los grandes viajeros de una forma cordial y cercana.

Agradecer una vez más la disponibilidad y esfuerzo de todos los implicados en la celebración de esta edición. Neumáticos Anlas, Antifriccionantes Faher, Caixabank, Talleres Leonú, Productos Ibéricos Don Ulpiano, IfniRent, Mussa Bar, Museo de la moto de Santa Marta, establecimientos hoteleros, el Ayuntamiento de Alba de Tormes, y todos los inscritos y ponentes…asi como los que de una forma u otra hicieron posible el éxito de este XV E.G.V.

Finalizó otra edición del Encuentro Grandes Viajeros, el próximo año, en la número 16, nos veremos en la provincia de Alicante.

Este es un video resumen de los que se vivió en Alba de Tormes