Así fue el VIII E.G.V (Crónica)

Grupo-GV-ALbacete

La ciudad  de Albacete acogió el último fin de semana de mayo el VIII Encuentro Grandes Viajeros. La cita reunió a unos 140 inscritos que llegaron hasta la ciudad manchega para disfrutar de un fin de semana lleno de actividades relacionadas con el  mundo de las motos, los viajes y las aventuras. Y como el tema de esta octava edición era “Viajes de ayer y de hoy”, no faltó la celebración del 50 aniversario de dos hazañas lejanas en el tiempo, pero todavía muy vivas en la memoria  de los motoaventureros actuales. Me refiero a la travesía africana conocida como “Operación Impala” y a la “Vuelta al mundo en Vespa”. Esta última llevada a cabo por los albaceteños Santiago Guillén,  fallecido prematuramente en 1972, y Antonio Veciana,  anfitrión del evento.

 

                             

A primera hora de la mañana la Plaza del Altozano se fue llenando de motos que, por los nombres de las ciudades y países que figuraban  en los adhesivos que lucían en sus maletas y carenados, dejaban bien claro que sus conductores eran expertos en viajes por todo el mundo.

Como en anteriores ediciones el plato fuerte fueron los audiovisuales que, durante todo el sábado, se desarrollaron en la Filmoteca de la ciudad. Tras la bienvenida por parte de la alcaldesa, Carmen Bayod, se proyectó un video-saludo de Gustavo Cuervo, uno de los responsables del encuentro, y que a su pesar no pudo asistir a la cita ya que actualmente se encuentra viajando por China. El conocido Valentín Requena ejerció como presentador y dio paso a Manuel Maristany, uno de los cinco componentes de la Operación Impala. Aquel viaje desde Sudáfrica a Túnez llevado a cabo en 1962, sobre tres Montesas Impala de 175 c.c. Con una mezcla de entusiasmo, emoción y humildad, Maristany relató multitud de anécdotas y de como, debido a un accidente de uno de los pilotos de las motos, el propio Maristany, que en un principio había sido reclutado como periodista y fotógrafo de la expedición, ya que según sus palabras entonces su experiencia motociclística era mínima, tuvo que realizar gran parte del viaje conduciendo una de aquellas Montesas.

                                                                                                                      

  A continuación, y haciendo honor al tema del encuentro, el alicantino José Luís Marco relató sus experiencias del año pasado a lo largo de los 18.000 km. que realizó en su viaje hasta Cabo Norte. Recorrido que le llevó sobre su 1200 GS a cruzar Ucrania y buena parte de Rusia, lo que le supuso algún que otro pequeño problema con la policía de esos países. La mesa redonda posterior contó con la presencia de ambos, Maristany y Marco, y además con las experiencias de Luis Oromí y Jaime Núñez. Con numerosas intervenciones por parte de los asistentes, se tocaron distintos aspectos del mundo de los viajes en moto y en especial las muchas diferencias entre la forma de viajar de aquellos años y la actualidad.

                                                                José Luís Marco contando su largo viaje hasta Cabo Norte

Tras la típica foto del grupo y la posterior comida, el grupo volvió a la Filmoteca para revivir un viaje “de hoy”. El canario Enrique de Vidania mostró, mediante un completo repertorio de fotografías, como su hijo Fernando y él llevaron un recorrido conocido como “Las cuatro esquinas”. Es una prueba con muchos seguidores en USA y consiste precisamente en eso, llegar hasta las “esquinas” del mapa de los EE.UU. El reto consiste en hacerlo en 21 días y por supuesto en moto. Enrique y su hijo lo hicieron sobre sus propias Goldwing y Deauville que enviaron desde Canarias.

                                                                   Enrique de Vidania, Veciana y Valentín Requena

Y llegó el momento más esperado del día, la intervención del propio Antonio Veciana, durante la que relató todos los pormenores de aquella “loca” idea que, hace más de medio siglo,  y nada más terminar de ver en un cine de Albacete la película “La vuelta al mundo en 80 días”,  se les ocurrió a su amigo Santiago y a él. Hacer lo mismo pero sobre una Vespa y además en un día menos. Al igual que horas antes había sucedido con Maristany y la “Operación Impala”, fue todo un lujo y un honor poder escuchar de uno de sus protagonistas la historia vivida sobre aquella Vespa, a la que bautizaron con un nombre tan manchego como Dulcinea. Pero no solamente disfrutamos con el relato del propio Antonio, además tuvimos el privilegio de asistir al estreno del documental “Vuelta al mundo en Vespa, 79 días”. La presentación corrió a cargo de su director, Raúl Fernández, y a lo largo de los 50 minutos de duración el espectador llega  a compartir la ilusión, las dificultades, las alegrías y los sinsabores que Santiago y Antonio vivieron durante los dos años de preparación del viaje  y los 79 días de duración del mismo.

                                                                                Antonio Veciana durante su intervención

Una cerrada, sincera y larga ovación por parte de todos nosotros para Antonio y Santiago, representado por sus hermanos Amalia y Enrique, presentes en la sala, puso el punto emotivo al encuentro. Durante el posterior debate el propio Antonio mostró su lado más humano al recordar, con alguna que otra lágrima en los ojos, al amigo con quien compartió aquella intensa aventura.

El domingo por la mañana llegó el momento del regreso, y para los que pudieron aprovechar un poco más el fin de semana, se llevó a cabo una visita al circuito de Albacete y una ruta turística que tenía como destino la ciudad de Hellín. Y así finalizó esta octava edición de los Encuentros Grandes Viajeros, en la que hemos querido rendir el merecido homenaje a esos dos viajes del año 1962 y el reconocimiento a sus protagonistas, pioneros en nuestro país del motoaventurismo actual.  Y ahora, a preparar la edición del próximo año que celebraremos en la provincia de Tarragona y en la que el organizador será Jaume Borbonés.

                                                                    Veciana, Jaime Núñez, Maristany y V.Requena

LA  ANÉCDOTA 

 Luís Dios Gómez fue uno de los que viajaron hasta Albacete. Lo hizo desde Estrada (Pontevedra) y como la distancia entre ambas localidades no le parecía suficiente, tras el encuentro puso rumbo hacia los Pirineos, para tras pasar por Francia y Andorra regresar a Galicia por el norte de la península, en total más de 3.000 km. Pero además de esto Luís quería darle un añadido especial a su asistencia a Grandes Viajeros, para ello su viaje lo hizo sobre una Montesa Impala del año 1967, hermana de las que en 1962 usaron los componentes de la “Operación Impala”. De este modo Luís quiso rendir su pequeño homenaje a aquellas motos y aquellos aventureros. Por supuesto que Maristany no desaprovechó la oportunidad de subirse de nuevo a una moto como la que le llevó a cruzar el continente africano    .                                        

Maristany de nuevo sobre una Impala, acompañado por Luís Dios